jueves, 29 de mayo de 2008

IKEA

El otro fin de seman estuve en IKEA ¿Os dije ya que estoy haciendo obras en uno de los pisos que no conseguí vender con un 780% de margen de beneficio? (eg que sin la ayuda del gobierno aquí no se puede vender nada de nada, joder, eg un asco)

Por eso ahora lo estoy arreglando con el dinero de las ayudas del Glorioso Ministerio de la Vivienda (Chacón te queremos), je, je. Son DOCE MIL euretes que me dan por la cara, je, je, como mola este gobierno

El caso es que el Estado no me quiere pagar los muebles y me tengo que buscar la vida en IKEA.

Gran IKEA.

Ikea no solo vende, Ikea educa, entretiene y nos hace mejores y más fuertes. Pocos lugares hacen sentirse a uno tan útil para la sociedad.
Era la segunda vez en mi vida que visitaba un centro Ikea, apenas 4 horas y no compré nada. Y ahí radica su éxito: es que no te quieren vender nada.


Tu, ser humano inteligente, dispones de todo tu intelecto y de tu propio discernimiento y albedrío para confeccionar tu hogar y por ende diseñar tu propia vida, sabiendo que, elijas lo que elijas te las tendrás que apañar solito.

Pero van más allá, te instruyen con mensajes directos en carteles que cuelgan por varios rincones: “el comportamiento de los niños es responsabilidad de los padres” o algo así, ¡toma ya! Estoy convencido de que muchos padres no cayeron en la cuenta de este letrero, seguramente aquellos cuyo comportamiento filial les importa un bledo mientras no les moleste a ellos mismos.
Otro detalle educativo nos lo encontramos en el comedor: “deje su mesa limpia ostia” te vienen a decir en sueco (literalmente se traduce de otra manera más educada) pero funciona. Sí, sí, hay que ver qué poco caso le hacemos al payaso del McDonals y que asco dan sus mesas en comparación con la nórdica limpieza del comedor Ikea.


Y después llegas al almacén, no te ocultan nada, te dejan entrar hasta la cocina y allí tu recoges todo lo que te pueda interesar, ¡es bestial! Pienso que la mejor lección de todas. Estás en un almacén colosal gris, marrón, con poca luz y muchos cartelitos rojos con números ¡y no te pierdes! En serio, me quito el sombrero ante este nazi borracho que fundó Ikea y cuyo nombre no quiero escribir porque no lo recuerdo muy bien.

Ikea educa e instruye a las masas, no como los maricas del corte inglés que desde que entras están buscando humillarte una y otra vez a fin de que suplas tu baja autoestima a golpe de talonario, ¡cerdos! O la mierda del carrefour con sus productos de baja calidad a precios engañosos, presionando al cliente con ofertas que te obligan a empadronarte con ellos y pertenecerles de por vida ¡parecen socialistas!
En cambio el corte inglés da más imagen pepera ¡qué fallo de imagen tiene el PP para que a mi me llegue esa relación de imagen, ¡qué lastimosa imagen! Pero anda que la del psoe con el carrefour…

En fin, creo que en todas las poblaciones de España debería haber al menos un centro IKEA, por higiene, por salud mental, por ahorro y por el buen decoro de las masas.
Todos deberíamos ir al Ikea al menos una vez al año, aunque sea para ordenar las ideas.
¿qué partido político podríamos relacionar con idea? Pienso que ninguno, he ahí el reto para los próximos años: el primer partido que consiga realcionar su imagen con la de idea ganará las próximas elecciones (a no ser que un atentado terrorista consiga volcar del otro lado a la opinión pública, que ya hemos demostrado que somos muy sensibles a las amenzas, los chantajes, etc..)

1 comentario:

Anónimo catalogador dijo...

Pues quizá con un partido liberal. De hecho a Ikea lo llaman diseño democrático. Pues diseño liberal. Te dan de todo para que combines como quieras, para que te lo hagas tu mismo. Como garantías solo tienes la calidad y unas instrucciones detalladas ( pero a mundo complejas ) y a partir de ahí búscate la vida. Todos distintos, todos iguales. El individuo por encima de la masa.

Ufff!!!!! Necesito un café.

Dende Fisterra para todo-lo mundo

FEEDJIT Live Traffic Feed