lunes, 20 de octubre de 2008

EL CRAC DEL 2008 (3ª) -que vergüenza lo del G-20-

¡La que nos viene encima! No tenemos ni puñetera idea de la espeluznante calamidad que se avecina. Los 4 jinetes de la Apocalipsis son unos muertos de hambre al lado de los macarras bancarios que acechan nuestro status económico y nuestra vida tal y cómo la conocíamos hasta ahora.
Y sin embargo existe todavía un pequeño hilo de esperanza. Ayer, dándole vueltas a la crisis me di cuenta de un factor que paradojicamente nos diferencia de las crisis en Inglaterra, Islandia, EEUU o el mismísimo Japón en el 96: los precios inmobiliarios no se han desplomado, como mucho han bajado un ligero 5% en algunas ciudades.
En todos los demás casos el detonante de las crisis ha tenido su origen en la bajada de precios de los inmuebles, entre un 10 y un 25%.
En España eso no ha sucedido. ¿Por qué?

A esa pregunta respondo yo: porque todo el esfuerzo fiscal y económico del Gobierno está centrado en esa dirección. Somos el único país con un ministerio dedicado exclusivamente a mantener los precios de la vivienda en alza (entorno al nivel de la inflación según manifestaba Beatriz Corredor hace menos de 6 meses). Para evitar que una sobreventa de pisos vacios diera al traste con el precio del mercado el Gobierno incentivó, como nunca antes se había hecho en todo el mundo, el alquiler de los mismos para sacarlos del mercado de compra-venta.


Por el lado de los promotores mantener el precio ("antes se lo regalo a los Bancos...") les ha sido relativamente fácil toda vez que gracias a los expléndidos beneficios obtenidos hasta la fecha , mantienen una caja de resitencia más que envidiable (en algún sitio tenían que andar los 50.000.000 billetes de 500 euros opacos al fisco)

España se mantiene a salvo de la crisis por un tiempo, y este lapso de tiempo que estamos arañando a la crisis vale su peso en oro. Como siempre los sacrificados serán los paganinis del IRPF, la clase media, una especie en peligro extinción por mor de la excesiva tensión inflacionista y la rigidez salarial. El coste de la deuda familiar crece, los precios crecen, los alquileres (un servicio de lujo para el fisco, ¡ay que joderse!) crecen imparables, la renta cae, y eso si no se va al paro que si no entonces...

En fin, que mi triste vaticinio es que conseguiremos evitar la guadaña de la crisis pero pagando un horrendo peaje: el sacrificio del bienestar de miles de familias medias.

Y mientras nuestro presidente (¡¡qué puta vergüenza!!) mendigando desesperadamente un puesto en la foto del G-20, y digo en la foto porque para lo que iba a hablar...

¡Hasta Argentina está invitada! ¡Vaya humillación del carajo! ¡qué vergüenza, que puta vergüenza! Por favor señor Presidente, deje de provocar vergüenza ajena y afronte el feo con dignidad, finja que no le importa, que nosotros solos nos bastamos, que con nuestros amigos venezolanos, cubanos y marroquies nos llega de sobra, que Obama lo arreglará todo cuando llegue a la casa blanca y volveremos a ser amigos, ¡diga eso señor Presidente! y todos nos daremos por satisfechos (bueno al menos yo que he jurado votarle todas las veces que se presente hasta que se jodan todos los que le votaron las 2 primeras veces)

9 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Que apocalíptico!. Tranuilo, no pasa nada, en España nunca pasa nada. Dirás que los pisos no bajan por culpa del gobierno, pero en realidad no bajan porque la gente sigue necesitando viviendas para vivir, lo que hay que hacer es aportar más por el alquiler

Miguel dijo...

Únicamente emplear una frase que, ante todos aquellos soñadores escépticos, se empleó allá por Diciembre de 2007, "Tiempo al tiempo...".

el murmullo de las cucarachas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Y por qué Aznar rechazó y despreció el ingreso en el G20 cuando era presidente? Y en cambio nadie le reprochó nada. De aquellas lluvias vienen estos lodos

Miguel dijo...

Esa fundamentación absurda ya bien la conocemos. Está de moda tratar de hablar del pasado para reparar acciones presentes.

Manu dijo...

No sabía que Aznar rechazó y despreció el G-20, no sé porque lo hizo pero seguro que fue para evitar el tremendo ridículo que está haciendo ahora ZP. Creo que habría que cuidar un poco la dignidad de un representante del Estado. ¡No sé..., digo yo!

Manu dijo...

por cierto, el comentario suprimido era un spam, aquí no se censuran opiniones

davicine dijo...

Pues tampoco sabía que Aznar lo había rechazado,pero visto lo visto no se que era mejor , si rechazarlo y que te juzguen o entrar y hacer el ridículo. Lo buemo es que ahora con ambos presidentes podemos juzgar lo que ha sido mejor...

Suerte con el blog, que ya estoy harto de encontrarme en actualidad de 20 minutos tanto blog de prensa rosa y tan pocos de actualidad como el tuyo, donde realmente la opinión y la veracidad es lo imortante, y da gusto leer cada entrada. Ganas un lector.

Manu dijo...

Gracias por tu ánimo Davicine, esas cosas estimulan más a seguir por esta senda.
Un saludo

Dende Fisterra para todo-lo mundo

FEEDJIT Live Traffic Feed