jueves, 5 de enero de 2017

Amasijos de carne II (Catalonia la paciente)

Llevaba años, años para vosotros habitantes del planeta, para mi solo fueron tristes instantes, en los que no editaba dos artículos en menos de una semana.

Pero las reacciones desmedidas que he recibido por parte de la casta fascista llamándome de todo y amenazándome con palizas y no sé qué más... (es alagador, lo sé)  me animó a emprender el segundo artículo de la saga.



Y es que....

¿Qué ocurre cuando una señora de esas que estaban en la clínica dispuesta a dar el paso de quitarse uno de esos amasijos del vientre, decide de pronto echarse atrás al grito de "¡Celia Villalobos jódete maldita puta! que aborten tu madre y tus amigos de la casta, que los pobres tenemos otro código, ¡bruja!"?

La primera consecuencia sería que ese amasijo progresará dentro del vientre de la señora hasta convertirse en un joven y apuesto andaluz que no encuentra trabajo, y si lo tuviera estaría mu mal pagado y si no lo encuentra pues también como que da igual porque afiliándose a UGT obtendrá un subsidio del PER que total ya lo pagan los amasijos de carne solidarios del norte.

Entonces ese amasijo se pone como un loco a disfrutar desenfrenadamente de su existencia.

Consumirá alcohol en grandes cantidades, para eso está a su disposición en los super y en los chinos desde su más tierna infancia. Luego a la discoteca a follar y a cagar. Una vida mu estresante hasta que un día se hace mayor y la picha ya no se le sostiene de tantas pastillas y bebidas y la mala vida, y decide asentarse y procrear con una hembra de su especie hasta que salgan nuevos amasijos (sólo uno o dos, que no podemos prescindir de 2 bugas y la tv de pago, el resto de amasijos para la división de cosmética de Helena Rubistein).

Y llegará algún día en que alguno de dichos amasijos tratará de buscar trabajo de verdad y entonces hará su maleta y se irá al norte a trabajar.

Supongamos que se va a la Catalonia de la santa paciencia (¡500 años oprimida por un estado extranjero! Otros como Honduras o Guatemala no tuvieron tanta paciencia, los catalonios deben ser masoquistas oye tu)

Una vez en Catalonia el amasijo se junta con otro amasijo y dan a luz a Rufíán.

Y entonces el amasijo Rufián ve la cara más dura que tienen los amasijos de UGT de su tierra genital y decide que eso no puede seguir así. Luego ve que en Catalonia, su nación natal (donde en el cole los nacionalistas le llamaban "charnego" desde pequeño, y parece que eso -que en castellano no existe- le acompleja bastante), lleva oprimida 500 años y que el estado del país opresor la estrangula sin piedad, y decide declarar la independencia, ¿si Honduras pudo, por qué no Catalonia de la Santa Paciencia?

Y de esta manera, de un plumazo, el Rufian pretende irse del restaurante sin pagar nada de la factura de los amasijos andaluces afiliados a UGT para cobrar el PER, entre esos amasijos están todos los familiares de sus padres que no se atrevieron/quisieron emigrar en busca de trabajo ("¿coño, pa qué? si aqui ya con la Junta ya tenemos de tó , y con el jamonsito y el fino, olé, viva la alegría")

"¡No, no, id tranquilos, tenéis derecho a decidir!"

dice una buena señora ya abuelita de Gijón, 

"claro pobrecitos, no tenemos derecho a retenerlos, sino quieren seguir están en su derecho, nadie puede obligarles a vivir en comunidad con una nación que odian. todos tenemos derecho a decidir, y tal y tal..."

¡SEÑORA, que no se entera! que estos tíos se marchan del restaurante sin pagar la cuenta!

Pero esas cosas se avisan antes de sentarse uno a la mesa. No vale estar no 1, ni 20, ni 300, ¡¡500 anys!! disfrutando de monopolios en el mercado español, inversiones de parte de todo el estado, exportando mano de obra excedente al resto del estado español (en el siglo XVII y XIX se establecieron en Galicia multitud de catalanes), disfrutando de privilegios en el comercio con las colonias, etc, etc, etc,  y ahora con el buche lleno decir: "¿ah, no os lo dije? España ya no me hace falta. Además en 1711 Barcelona se puso de parte de los Ausburgo para el trono de España y Felipe V la atacó sin piedad y por eso ahora pitamos en los partidos de fútbol"  "Sí, es verdad que luego en 1808 echamos a los franceses de Barcelona, pero nada que ver con lo de 1711"

Los independentistas no merecen ser catalanes, no están a la altura.
¡¡Visca Catalunya lliura de indepentistes!!

No hay comentarios:

Dende Fisterra para todo-lo mundo

FEEDJIT Live Traffic Feed